ALREADY KNOW YOUR NEXT DESTINATION?
DOWNLOAD YOUR FREE AUDIOGUIDE

Grand Place

Grand Place (3)

La Grand-Place de Bruselas es, sin lugar a dudas, el mejor sitio para comenzar tu recorrido por la capital belga, ya que se trata del corazón histórico y comercial de la ciudad. El lugar comenzó siendo un mercado medieval, hasta que, en el año 1444 se colocó aquí la primera piedra del Ayuntamiento o Hôtel de Ville. A partir de ese momento se convirtió en el centro cívico que todavía sigue siendo en la actualidad. Y es que los distintos gremios de mercaderes decidieron construir sus sedes alrededor de esta plaza, y lo hicieron, además, de una forma muy competitiva, lo que hizo que todas las fachadas estuvieran ostentosamente decoradas, predominando el dorado, las esculturas y la fantasía.

Sin embargo, en el año 1695 se produjo un gran bombardeo por parte del ejército francés que destrozó la plaza, convirtiéndose en una víctima ilustre de los enfrentamientos dinásticos entre Francia y España. Tan sólo el edificio del Ayuntamiento y alguna casa se libraron del fuego de los cañones, pero, por suerte, los distintos gremios se agruparon rápidamente y comenzaron la reconstrucción del lugar.

Y así es como se llegó a levantar el armonioso conjunto de edificios que hoy puedes contemplar en esta imprescindible plaza adoquinada. Nosotros te aconsejamos que te acerques por aquí por la mañana, ya que de lunes a sábado se celebra aquí un pequeño y colorista mercado de flores. Los domingos, sin embargo, se toman un pequeño descando y, en su lugar, podrás ver un mercado avícola. Ten en cuenta, también, que durante algunos días de agosto de los años pares los adoquines desaparecen para dar paso a una hermosa alfombra de begonias de 1.860m² denominada Tapis des Fleurs.  

Además, durante esta época del año, las terrazas de los diferentes cafés y restaurantes del lugar también invaden la plaza, convirtiéndola en un lugar ideal para sentarse a tomar algo. Lo cierto es que la mayoría de habitantes de Bruselas tiene un café predilecto de entre los varios que rodean la Grand-Place. Uno de los más populares es el impresionante Roi d’Espagne. Esta pequeña joya arquitectónica fue construida en su momento por el gremio de panaderos, y destaca por su cúpula octogonal de cobre coronada por un danzarín. Además, sobre la puerta de su fachada encontrarás un busto que representa a Saint Aubert, el patrón de los panaderos, y, en la tercera planta, verás una escultura de Carlos II de España flanqueado por un prisionero árabe y otro indio. 

También puedes tomar una buena cerveza en La Chalupa de Oro o “La Chaloupe d’Or”, antigua sede del gremio de sastres que hoy en día es una acogedora taberna. Dirígete también al acreditado restaurante denominado La Maison du Cygne, que se encuentra ubicado en la antigua casa del gremio de carniceros y es, además, el lugar donde Marx y Engels redactaron su célebre “El manifiesto comunista” en el año 1848. Junto a esta construcción también hallarás La Maison des Brasseurs, que actualmente acoge el Museo de la Cervera, la decoración de su fachada está basada en espigas de trigo y otros símbolos de la recolección.

Fíjate también en Le Pigeon, edificio donde residió el novelista francés Víctor Hugo durante su exilio en Bélgica, así como en Le Cornet, sede del gremio de remeros famosa por su construcción en forma de fragata. 

Por otro lado, si tu visita se realiza durante la época navideña, verás que éste es el lugar donde se coloca el gigantesco abeto, así como un precioso belén viviente.

Related posts

¡Camarero, una cerveza! Sí, claro, ¿pero cuál?

¡Camarero, una cerveza! Sí, claro, ¿pero cuál?

Leer más
BienVale… visitar Brujas y Gante desde Bruselas

BienVale… visitar Brujas y Gante desde Bruselas

Leer más
El Manneken-Pis, el pequeño belga que no para de orinar

El Manneken-Pis, el pequeño belga que no para de orinar

Leer más
This website uses cookies to ensure you get the best experience on our website

ACCEPT
+ INFO