ALREADY KNOW YOUR NEXT DESTINATION?
DOWNLOAD YOUR FREE AUDIOGUIDE

Los Elevadores

Los Elevadores (1B)

En el plano, sobre el papel, no se plasman los desniveles ni las calles empinadas propias de “la ciudad de las siete colinas”. Por este motivo, después de unas horas de caminata sobre los adoquinados suelos de Lisboa, comprenderás que tomar los conocidos elevadores es una experiencia, a parte de curiosa, prácticamente necesaria. Al menos, si no estás en plena forma, seguro que tus piernas te lo agradecen.

En la ciudad hay un total de cuatro elevadores. Tres de ellos son funiculares que traquetean en sus raíles remontando las callejuelas hasta los barrios que reposan en las colinas. Son los elevadores de Bica, Glória y Lavra. 

Estos tranvías fueron instalados en Lisboa después de que ni los “Americanos”, carruajes de tracción animal del siglo 19, consiguieran responder al problema de  los desniveles geográficos de la ciudad. 

Si al principio de su historia los elevadores funcionaban con un sistema de tracción por contrapeso en agua, hoy todo está modernizado, si es que este concepto puede asociarse a los tranvías. Antes de llegar al sistema eléctrico actual, el elevador también funcionó con la máquina de vapor. 

Los cambios no fueron solamente de ingeniería, sino que los elevadores variaron su diseño a lo largo del tiempo. No fue hasta los años 30 cuando adoptaron su apariencia actual. Por eso, hoy día, su visión recuerda a viejos tiempos, dándole un toque de encanto retro. 

El cuarto elevador de Lisboa es el de Santa Justa. Se trata de un ascensor artísticamente decorado que remonta 32 metros hasta el Barrio Alto.  

Además, se puede acceder a todos ellos con el billete integrado de transporte público que puedes adquirir en los quioscos y puestos autorizados. 

ALL POINTS OF INTEREST
This website uses cookies to ensure you get the best experience on our website

ACCEPT
+ INFO