ALREADY KNOW YOUR NEXT DESTINATION?
DOWNLOAD YOUR FREE AUDIOGUIDE

Avenida da Liberdade

Avenida da Liberdade (21)

Entre las plazas de Marqués de Pombal y Restauradores, la Avenida da Liberdade se extiende elegante, imperial, siguiendo la estela, a la portuguesa, de los Campos Elíseos de Paris. 

La avenida formó parte del gran proyecto de restauración de la ciudad del Marqués de Pombal tras el temblor de 1755. 

El diseño urbanístico racional que proponía lo llevó a la práctica con la construcción del Passeio Público, que se corresponde con la actual zona baja de la Avenida da Liberdade y la Praça dos Restauradores. 

Paradójicamente, de público tenía bien poco este paseo, ya que estaba flanqueado por portones y muros, y la entrada estaba reservada solamente para los miembros de la alta sociedad lisboeta. No fue hasta 1821, con la subida de los liberales al poder, cuando se eliminaron las barreras y el acceso fue permitido a todo el mundo. 

Sin embargo, poco queda del paseo original de Pombal, una orgullosa vía de 90 metros de ancho y suelos decorados con dibujos abstractos en piedra caliza y piedra basáltica, y reservada para la conversación o el cortejo de los burgueses. Y es poco lo que queda, aunque sea mucho, al menos en lo que a metros se refiere, lo que se ha extendido con el tiempo, ya que, actualmente, la Avenida da Liberdade llega hasta la Plaza del Marqués de Pombal, mucho más arriba que en sus orígenes.

Conserva la elegancia y la majestuosidad, pero los siete carriles de circulación que hoy la dividen, y el tráfico intenso a lado y lado del paseo, nos aleja del apacible ambiente que posiblemente respiraron en el pasado los miembros de la alta sociedad. Todavía se conservan algunos de los palacios neoclásicos originales, como es el caso del Cinema Tívoli, en el número 188.   

El bulevar que visitas actualmente fue construido entre los años 1879 y 1882. Se considera una de las más bonitas, elegantes e importantes avenida de la ciudad.

Ribeteada de almacenes de lujo, se trata de uno de los ejes más valiosos desde el punto de vista inmobiliario, y es el lugar donde se encuentran los hoteles más caros de Lisboa. Louis Vuitton, Calvin Klein, Prada, Chanel o Dior son algunas de las marcas que han elegido la Avenida da Liberdade como lugar idóneo para emplazar sus tiendas, entre las sombras de los árboles centenarios y el rumor de las fuentes ubicadas a lo largo de todo el paseo.

Por eso, si en el pasado, poder caminar sobre la Avenida da Liberdade era señal inequívoca de elegancia, en la actualidad, tres siglos más tarde, lo sigue siendo. 

ALL POINTS OF INTEREST
This website uses cookies to ensure you get the best experience on our website

ACCEPT
+ INFO