ALREADY KNOW YOUR NEXT DESTINATION?
DOWNLOAD YOUR FREE AUDIOGUIDE

El Chiado, barrio de artistas

El Chiado, barrio de artistas (25)

Caminando por las calles de este barrio, situado entre la Baixa y el Bairro Alto, te das cuenta de la cantidad de estatuas que se alzan en honor a notables figuras literarias. Y es que el Chiado ha sido siempre un barrio asociado a los intelectuales. Pese al devastador incendio que lo asoló en 1988, hoy mantiene el encanto de antaño en sus calles, cafés y librerías. 

El curioso nombre de Chiado, en uso desde 1567, tiene un origen impreciso, aunque no por ello menos interesante. Se dice que proviene del verbo portugués chiar, que significa chirriar, en referencia a las ruedas de los carruajes que circulaban por las calles. No obstante, también existe la teoría de que el nombre proviene del apodo con el que se conocía al poeta António Ribeiro, “O Chiado”. 

Pero si este barrio se asocia a alguna figura literaria, ésta es Fernando Pessoa. El famoso poeta, que introdujo los movimientos de vanguardia en la literatura portuguesa, nació en el número cuatro del Largo de São Carlos, frente a la ópera de Lisboa, que actualmente se conoce como el Teatro Nacional de São Carlos. 

Fue bautizado muy cerquita, en la pequeña Iglesia de los Mártires, pero pronto tuvo que dejar el Chiado para irse a vivir a Sudáfrica por complicaciones familiares. Después de años yendo y viniendo, Pessoa regresó, en 1905, a la tierra que lo vio nacer cuando contaba con 17 años. No solamente regresó a Lisboa, sino que regresó al mismo barrio de siempre. Y allí se quedó hasta su muerte, debida a problemas hepáticos. Se dice que la pasión del poeta por el aguardiente Águia Real fue lo que terminó con él. 

En la década de los 20, el Chiado, con intelectuales como Pessoa, se convirtió en un punto de encuentro de intelectuales y bohemios, que se reunían en los múltiples cafés del barrio. Uno de ellos, el Café A Brasileira, es uno de los lugares que todavía puedes visitar hoy, una de las señas de identidad del barrio y un auténtico rincón con encanto. Su decoración modernista y su ambiente animado, en el que todavía confluyen pintores y artistas, se completa con la estatua de Pessoa sentada en una de las mesas de la terraza. La parada aquí se ha convertido en una cita imprescindible de la ruta turística por el barrio. 

Después de vivir el terremoto de 1755, a Lisboa le tocó ser protagonista de otras desgracias. Una de las más famosas es el episodio del incendio del Chiado, en agosto de 1988. 

Originado en la Rua do Carmo, se extendió por la arteria principal de la zona, la Rua Garrett, y fue devastador. Palacios del siglo XVIII, comercios, calles... el fuego arrasó con todo, dejando a todo un barrio económica y anímicamente hundido. 

Se encargó el proyecto integral de restauración al afamado arquitecto Álvaro Siza Vieira. Ante la situación, se enfrentaron las posturas de los que querían una reconstrucción idéntica a la original, según los planos del siglo XVIII, y los que defendían una actualización del barrio, con una nueva arquitectura contemporánea. El gusto exquisito de Siza Vieira integró las dos posturas en el proyecto, dejando a los lisboetas muy satisfechos. 

Gracias a la restauración que se llevó a cabo, el barrio ha recuperado plenamente su identidad, y ha vuelto a ser la zona elegante de las grandes tiendas, de los cafés de la bohemia y un destino perfecto para que te sientes y disfrutes del ambiente. Quién sabe, a lo mejor nace ahí un poeta. 

ALL POINTS OF INTEREST
This website uses cookies to ensure you get the best experience on our website

ACCEPT
+ INFO