ALREADY KNOW YOUR NEXT DESTINATION?
DOWNLOAD YOUR FREE AUDIOGUIDE

Palacio Nacional da Ajuda

Palacio Nacional da Ajuda (2)

Viendo este impresionante monumento nacional, nadie diría que, hace menos de dos siglos, en el mismo espacio se emplazaba una residencia de madera, encargada por el rey José I de Portugal. 

Si resulta extraño imaginarse a los ostentosos reyes de entonces, la explicación puede aclararlo todo. Y es que en 1755, durante el reinado de José I, un terremoto asoló la ciudad de Lisboa, destruyendo también la residencia real en el centro de la ciudad. A consecuencia de esto, el rey desarrolló una fuerte claustrofobia y decidió trasladarse a vivir a Ajuda, alejada del centro de la ciudad, pero también con una menor actividad sísmica. Además, su miedo a las consecuencias de un nuevo terremoto hicieron que mandara construir la nueva residencia en madera.

Sin embargo, la que pretendía ser una construcción segura fue destruída en 1795 a causa de un incendio. En aquel momento, comenzó la construcción del nuevo palacio, pero, desde entonces y durante años se sucedieron interrupciones, cambios de arquitecto y varios problemas de financiación. No fue hasta 1861 cuando, ya bajo el reinado de Luis I, el Palacio de Ajuda se convirtió en el centro de la vida de la familia real y su corte. 

Con la proclamación de la república portuguesa, casi medio siglo después, el palacio de Ajuda pasó a convertirse en museo histórico.

Visitando hoy día los estudios, corredores, salas y salones del palacio, enmarcado dentro del estilo neoclásico, puede todavía adivinarse el opulento estilo de vida de la familia real portuguesa de finales del siglo XIX. 

Y es que Luis I y su esposa, la princesa italiana Maria Pia di Savoia, no solamente recuperaron el uso del palacio, sino que no escatimaron en recursos para decorarlo. 

Los excesos en lujo y opulencia están por todas partes, desde las porcelanas de Sèvres, las arañas de cristal y las sillas tapizadas en seda del gigante comedor de la primera planta, hasta los muebles tallados del estudio de pintura del rey, de estilo neogótico. Otro de los ejemplos es el salón de Sajonia, que fue bautizado porque fue un obsequio del rey sajón a Maria Pia, y en el que todo el mobiliario está decorado con porcelana de Meissen.

Una lujosa y amplia muestra de orrfebrería, artes decorativas y las joyas de la corona portuguesa son otros de los atractivos para la visita de este imponente palacio. 

Buy your tickets now! No printing, no waiting!

Palacio Nacional y Jardines de Queluz

Palacio Nacional y Jardines de Queluz

Buy now Siéntete parte de la realeza explorando este espectacular monumento nacional

Find out more about our project I want more!

ALL POINTS OF INTEREST
This website uses cookies to ensure you get the best experience on our website

ACCEPT
+ INFO