ALREADY KNOW YOUR NEXT DESTINATION?
DOWNLOAD YOUR FREE AUDIOGUIDE

Panteón Nacional - Igreja de Santa Engrácia

Panteón Nacional - Igreja de Santa Engrácia (39)

Esta maciza construcción es el origen de una expresión popular portuguesa. Cuando se habla de una empresa interminable, o de algo cuya finalización siempre se pospone, los portugueses se refieren a que es “como las obras de Santa Engrácia”.

Y es que fueron 284 los años que se tardó en terminar este impactante monumento barroco, desde que se colocó la primera piedra en 1682. 

Pero ésta no era la primera vez que se iniciaba su construcción. El edificio original se había alzado anteriormente, en el siglo 16, por orden de la Infanta Doña Maria, hija del rey Manuel I, con motivo de la creación del barrio de Santa Engrácia. Pero en una tormenta, en 1681, el edificio se vino abajo.

Tan grande fue la empresa de la construcción, terminada en 1966, que sus características no podían quedarse cortas. Por eso, todo en Santa Engrácia es de dimensiones extraordinarias. 

Su gigantesca cúpula corona el edificio y corona Lisboa, prácticamente, ya que destaca por encima de todos los tejados de la ciudad. En el interior, sus mármoles de colores relucen aún más con la sensación de amplitud.

El edificio llama más la atención, si cabe, al encontrarse en el pintoresco Campo de Santa Clara, en el que predominan pequeños edificios de distintos estilos arquitectónicos. Dos veces por semana, la iglesia se ve rodeada por los puestos de un mercado de antigüedades. 

Si tienes la oportunidad, aprovecha para subir hasta arriba con el ascensor. El panorama es realmente impresionante.

Desde 1916, el templo es también Pantéon Nacional, por lo que alberga las tumbas de grandes personalidades del país. 

Entre las paredes de la iglesia, descansan los héroes de la historia de Portugal, como es el caso de los descubridores Vasco da Gama, Enrique el Navegante, quien, pese a no embarcarse nunca, sentó las bases para la expansión marítima de Portugal, o Pedro Alvares Cabral y el virrey de la India Alfoso de Albuquerque. 

El Panteón alberga también los restos mortales de varios presidentes de la República, como Manuel de Arriaga, Teófilo Braga o Sidónio Pais.

Y escritores de la talla de Guerra Junqueiro, así como la reputada fadista Amália Rodrigues, o Humberto Delgado, ilustre personalidad de la lucha contra el fascismo en Portugal. Te resultará paradójico ver que sus restos descansan al lado de los de António Óscar de Fragoso Carmona, el tercer presidente de la República durante la Dictadura Nacional. 

ALL POINTS OF INTEREST
This website uses cookies to ensure you get the best experience on our website

ACCEPT
+ INFO