ALREADY KNOW YOUR NEXT DESTINATION?
DOWNLOAD YOUR FREE AUDIOGUIDE

Parque Florestal de Monsanto

Parque Florestal de Monsanto (18)

Con un área de 900 hectáreas, el Parque Florestal de Monsanto es el espacio verde más grande de la ciudad de Lisboa. 

Con estos datos de vértigo, no cuesta imaginar que estamos ante un auténtico pulmón verde y que, paseando por sus múltiples y variadas zonas, uno parece estar fuera de la ciudad. 

Si damos un vistazo a la historia, hay que aclarar que la idea de arborizar la zona (la sierra de Monsanto)surgió ya en 1868, ya que existía la necesidad de crear un parque de gran formato para el disfrute de los lisboetas. No fue hasta 1934 cuando Duarte Pacheco llevó a cabo el proyecto. La arborización de este espacio que, en 1930, apenas tenía vegetación, la llevaron a cabo trabajadores agrícolas y presidiarios.

Paseando por el parque es posible oler el fuerte aroma de los eucaliptos, pisar las hojas caídas de los plataneros en otoño, o fascinarse con la fuerza del roble, los esbeltos cedros, o las 12 especies de orquídeas que se han llegado a identificar. 

El ecosistema del Parque Florestal de Monsanto es una caja de sorpresas, dada la inmensa diversidad de animales que lo habitan: desde reptiles, aves, o anfibios hasta sesenta especies distintas de aves. Por eso, esta mancha verde de la ciudad desempeña un papel esencial, ya que refugia a algunas especies de animales que no sobrevivirían sobre el asfalto de la ciudad, y sirve de estación para los largos trayectos que realizan las aves migratorias. 

El parque está siempre lleno de sonidos, y por las noches las aves rapaces se dedican a la caza de sus presas, ayudando así al correcto funcionamiento del ecosistema. Por la noche, por ejemplo, se pueden escuchar los estridentes chillidos que emite la lechuza para asustar a sus presas y así, cazarlas. 

Murciélagos, musarañas, ardillas o ratones son algunos de los mamíferos que se encuentran en este hábitat paradisíaco. 

A parte del atractivo paisajístico y la riqueza en fauna y flora, el Parque Florestal Monsanto ofrece al visitante espacios lúdicos y recreativos. Entre ellos, polideportivos para practicar deporte, campos de tennis, un anfiteatro o  un centro hípico. Además, el camping de Lisboa se encuentra en este paraje incomparable. 

Y si no tienes suficiente, paseos, actividades al aire libre, obras de teatro, restaurantes, ferias, conciertos y exposiciones quizá te convenzan un poquito más.

Olores, colores, sonidos. Mil y un verdes distintos y vistas que alcanzan hasta la orilla sur del Tajo, el Puente del 25 de Abril o la estatua de Cristo Rei. Su visita merece la pena.

ALL POINTS OF INTEREST
This website uses cookies to ensure you get the best experience on our website

ACCEPT
+ INFO