ALREADY KNOW YOUR NEXT DESTINATION?
DOWNLOAD YOUR FREE AUDIOGUIDE

Praça da Figueira

Praça da Figueira (48)

Situada cerca de la Praça de Rossio, la Praça da Figueira es uno de los centros de interés de la zona de la Baixa Pombalina, no sólo por la calidad arquitectónica de los edificios que la rodean, sino porque reúne, en ella, metro, autobuses y tranvías en direcciones a todos los puntos de la ciudad. Por ello es un lugar muy transitado y un punto de encuentro para los lisboetas, que a menudo ocupan sus rincones, terrazas y cafés mirando el reloj para comprobar si su cita llega o no a tiempo.

Esta plaza llena de vida no ha albergado siempre el mismo ambiente, sin embargo, sino que ha sido mercado, centro de alegres festejos y sede de hospital.

En este sentido, tal vez te interese saber que en el siglo XVI, la plaza no existía como tal, sino que en este lugar se alzaba el Hospital de Todos los Santos, el más importante de la capital. Por este motivo, la zona era conocida como Horta do Hospital. 

Como gran parte de sus alrededores, este lugar se vio terriblemente afectado por el terremoto de 1755, y el hospital sufrió un deterioro considerable que llevó a la ciudad a derrocarlo definitamente en 1775. Con los años, la plaza se llenó de árboles, alumbrado público, y se rodeó de una valla con puertas de entrada. Sin embargo, no terminó ahí su historia, sino que en el proyecto del Marqués de Pombal para el barrio de la Baixa, se decidió convertir una zona que prometía quedarse desolada, después de la demolición del hospital, en uno de los núcleos vivos de la nueva ciudad: el mercado. 

De este modo, la plaza se abrió al colorido y al ir y venir de lisboetas, que andaban en busca de las verduras y legumbres que se vendían en los puestos al aire libre. La importancia de este mercado medio destartalado condujo a que, en 1885, se levantaran casi ocho mil metros cuadrados de mercado cubierto.

En el siglo XIX la Praça da Figueira era un referente en la ciudad, pero no solamente por su animado mercado, sino también porque aquí se realizaban las celebraciones por las fiestas de Santo António, São João y São Pedro. 

Durante las fiestas populares, que se celebraban en el mes de junio, la música tomaba la plaza: guitarristas, gaiteros, bailarines levantaban a la población, que adornaba sus balcones y sacaba a la calle los manjares preparados en casa, creando el ambiente medio loco que suele estar presente en todas las celebraciones. 

Cuando pises esta plaza en la actualidad, te darás cuenta de que el ambiente ha cambiado desde el siglo 19. En los años 50 se tiró abajo el mercado y la plaza volvió a abrirse al aire libre. 

Tiendas, hoteles, restaurantes y cafeterías copan hoy día los bajos de los elegantes edificios con azulejos que rodean la plaza. Un enorme pedestal sostiene una estatua ecuestre en bronce del rey João I de Portugal. Majestuoso, ve desde lo alto miles de palomas a sus pies y a lo largo de toda la plaza, paseándose o posándose, como los lisboetas que, cada día, se acercan hasta este encantador rincón. 

ALL POINTS OF INTEREST
This website uses cookies to ensure you get the best experience on our website

ACCEPT
+ INFO