ALREADY KNOW YOUR NEXT DESTINATION?
DOWNLOAD YOUR FREE AUDIOGUIDE

Hyde Park

Hyde Park (23)

La carta de presentación de este bellísimo parque de 145 hectáreas no tiene desperdicio: con un extenso prado, un lago, la posibilidad de dar paseos a caballo y un entorno poblado por más de 4000 árboles es fácil olvidarse del estrés del tráfico y de la contaminación. 

Clásico lugar dedicado al tiempo de ocio, los londinsenses acuden aquí, sobre todo en días soleados, para remar en el lago, escuchar música, ir en bicicleta, practicar mil y un deportes e incluso relajarse haciendo tai-chi. 

Los terrenos en los que hoy se asienta el parque pertenecieron en otra época a los monjes de Westminster Abbey, pero pasaron a manos del rey Enrique VIII en 1536. El rey lo usaba como coto privado de caza. Los habitantes de Londres tuvieron que esperar al reinado de Jacobo I, en el siglo XVII, para tener acceso al parque.

Si entras por Hyde Park Corner encontrarás uno de los elementos distintivos del parque: la pista de equitación llamada Rotten Row. Esta vía, cuyo nombre procede de la deformación de la expresión francesa Route du roi, fue abierta en el siglo XVII, cuando Guillermo III trasladó la corte de Saint James’s Palace al palacio de Kensington. Al considerar que el camino entre ambos palacios era peligroso, ya que en aquella época eran frecuentes los duelos y la presencia de maleantes, hizo construir la pista. Es más, la iluminó con 300 lámparas de aceite.

El Serpentine, el gran lago artificial del parque, fue excavado en el siglo XVIII para la reina Carolina, la esposa del rey Jorge II. Para crearlo fue necesario embalsar las aguas del río Westbourne. Hoy en día, el rincón más exclusivo y con las vistas más hermosas del Serpentine es el Lido. En él puedes tomar el sol, sentarse a comer en el Lido Café, alquilar una barca e incluso bañarte. Al sur del Serpentine se encuentra en la actualidad una espectacular fuente dedicada a la memoria de la princesa Diana de Gales.

En 1851 se celebró en el parque la Exposición Internacional. Para la ocasión se construyó allí el gigantesco Crystal Palace, una estructura de cristal de 500 metros de largo y más de 30 metros de alto. Al acabar la exposición fue desmantelado y reubicado en el sur de Londres. Desafortunadamente un incendio lo destuyó en 1936.

El siglo XIX también vio cómo Hyde Park se convetía en un lugar en el que se producían frecuentes manifestaciones, que en esa época estaban prohibidas por la ley. Después de largas protestas, el Primer Ministro concedió en 1872 permiso para que se celebrararan las reuniones, lo que acabó gestando el nacimiento de uno de los rincones más célebres del parque, Speaker’s Corner, en el que cualquier espontáneo puede dirigir a los presentes un discurso público. 

El pulmón que supone el parque para la ciudad de Londres se complementa con los contiguos Kensington Gardens, que se encuentran al oeste y suman otras 100 hectáreas de verdes prados a la majestuosidad de Hyde Park.

Relájate y disfruta de este oasis en medio de la ciudad, y quizás una ardilla, de las muchas que habitan, venga a saludarte.

ALL POINTS OF INTEREST
INTERESTING

Related posts

¿Quieres hacerte un selfie en el 10 de Downing Street?

¿Quieres hacerte un selfie en el 10 de Downing Street?

Leer más
Ϟ Felices veinte, potterheads Ϟ

Ϟ Felices veinte, potterheads Ϟ

Leer más
Harry Potter en Londres

Harry Potter en Londres

Leer más
This website uses cookies to ensure you get the best experience on our website

ACCEPT
+ INFO