ALREADY KNOW YOUR NEXT DESTINATION?
DOWNLOAD YOUR FREE AUDIOGUIDE

Historia

Historia (1A)

Según la mitología griega, la isla de Mykonos se originó tras una batalla que Hércules lidió contra unos gigantes y de la cual salió victorioso. Tras la muerte de los gigantes, los cuerpos se petrificaron y formaron las rocas de la isla. De aquí el nombre de Mykonos, que parece significar “lugar rocoso”. No obstante, hay otro mito clásico que afirma que la isla tomó el nombre del héroe Mykono, hijo de Apolo.

Sea cuál sea el verdadero origen del nombre, lo que realmente conocemos a través de la historia es que la isla fue colonizada por los jónicos el siglo XI antes de Cristo y posteriormente por los atenienses, quienes la explotaron en mayor medida. Se cree que en aquella época la isla contaba con al menos dos ciudades: una estaba cerca de la actual capital, dentro del mismo Kastro, y, la otra, en Lino, donde aún se conservan las ruinas de dos antiguas torres.

Durante la época del imperio bizantino, Mykonos perdió protagonismo al pasar a formar parte de la provincia Aquea. No fue hasta el año 1573 que se volvió oír hablar de la isla, tras ser desbastada por el famoso pirata Barbarroja y caer en manos de los turcos. Desde entonces y hasta finales del siglo XVII, Mykonos se transformó en un refugio de piratas y rebeldes. Los propios habitantes acabaron convirtiéndose en piratas, basando su supervivencia en los robos y la compraventa de botines. Paradójicamente, esta actividad trajo como consecuencia una gran prosperidad para la isla.

A partir de ese momento dio comienzo el periodo más rico de Mykonos, que culminó a finales del siglo XVIII al convertirse en una de las islas más potentes e influyentes del archipiélago. Todo ello gracias a una gran flota mercantil y a una sólida flota militar que Mykonos conservó hasta 1821, año de la independencia. 

Tras la época dorada, llegó la etapa de declive. Fue en pleno siglo XIX, cuando el dominio de los barcos a vapor y la incapacidad de los habitantes para adaptarse a las nuevas circunstancias llevaron la isla al olvido. La consecuencia inmediata fue la emigración masiva hacia zonas que prometían más suerte y el abandono de la isla, en todos los sentidos.

Afortunadamente esta situación se detuvo en la década de 1950, cuando los primeros turistas con destino al yacimiento arqueológico de Delos descubrieron la magia y el encanto que emanaba de Mykonos. La economía dio un giro y empezó una época totalmente nueva en la historia de la isla: el comercio del turismo. Una actividad con un gran potencial que, aún hoy, sigue siendo el mayor recurso económico de la isla.

Para muchos, mezcla con sabiduría la trasgresión de Ibiza con la belleza de Capri en un gesto de atrevimiento constante. Esta libertad sin límite y esta proclamación de viva el amor atrajo primero a la colectividad homosexual y poco después a los hippies en la época que triunfaban las fiestas y las performances en Pierro’s, el primer local de la isla que ya cuenta con más de 35 años de historia, donde hoy podrás codearte con los personajes más extravagantes y chic de Mykonos.

Aún así, en esta isla hay espacio para todos: nudistas, familias, drag queens y noctámbulos. Por eso, todo el que llega hasta esta isla, se siente acogido y promete volver.

This website uses cookies to ensure you get the best experience on our website

ACCEPT
+ INFO