ALREADY KNOW YOUR NEXT DESTINATION?
DOWNLOAD YOUR FREE AUDIOGUIDE

Caldera

Caldera (1A)

Santorini es una isla realmente singular. Su especial configuración geológica le proporciona una belleza espectacular, salvaje y única, que la convierte en uno de lugares mas bonitos de las Islas Griegas y uno de los principales destinos turísticos de Europa. 

Si pudieras mirar Santorini a vista de pájaro, verías que la isla tiene forma de media luna, consecuencia de la enorme explosión volcánica que se produjo entre 1627 y 1628 antes de Cristo. Pero... ¿qué ocurrió realmente?

Hace miles de años, Santorini era una isla circular formada a raíz de la intensa actividad volcánica que había en la zona. 

Por un lado, la leyenda de la desaparición de la Atlántida está directamente relacionada con una explosión descomunal que, entre otras cosas, le dio la forma actual a Santorini. ¿Será verdad? Otro mito, en cambio, nos habla de la rebelión de los gigantes contra Zeus. Fue una gran erupción y un oscurecimiento total del cielo, ya que Helio (el Sol) y Selene (la Luna) tuvieron la prohibición de brillar durante varios días. Como consecuencia, entre otras, los gigantes fueron quemados por los dioses y convertidos en varias islas.

Pero la explicación más científica es que el Mar Egeo está situado en el lugar donde la placa continental africana y euroasiática coinciden, de ahí que esta zona sea especialmente afectada por los movimientos sísmicos y la actividad volcánica.

Por eso aquí, en Santorini, ya en el siglo XVII antes de Cristo se produjo una gran catástrofe natural que lo cambió todo: el volcán entró en erupción. Fue una fortísima explosión de la caldera con consecuencias nefastas.

Los gases que había comprimidos en el interior del cráter explotaron y proyectaron una gran cantidad de cenizas y piedra pómez que lo cubrieron todo durante varios días. Sí, se oscureció la atmósfera en gran parte del mundo, incluso pudo observarse desde China.

El centro de la isla se derrumbó, dejando un gigantesco abismo de unos 800 metros, donde antes había una montaña. Pronto se abrió una brecha en la pared de esta inmensa caldera, que permitió la entrada del agua del mar y originó a un maremoto colosal, que devastó todo el litoral egeo. Se piensa que la gigantesca ola pudo fácilmente superar los 200 metros de altura y los 70 metros de largo al alcanzar las costas cretenses. Por ello, muchos relacionan este cataclismo con la caída de la civilización minoica, que se había desarrollado en Creta desde el año 3.000 antes de Cristo.

Como ya hemos comentado, la erupción del volcán llevó consigo la formación de la actual caldera volcánica. Un lugar muy peculiar que aloja en su interior un conjunto de pequeñas islas.

De forma ovalada, en tres de sus lados, está rodeada por abruptos acantilados rocosos, que llegan a alcanzar los 300 metros de altura. En el cuarto lado, se halla la pequeña isla de Thirasia, que separa la caldera del mar Egeo. 

La caldera tiene unas dimensiones de 12 por 7 kilómetros y en su punto más céntrico alcanza los 400 metros de profundidad. Este hecho permite la navegación de embarcaciones e invita a los visitantes a descubrir de cerca la belleza de este lugar y de todas las islas que contiene. Si tienes la oportunidad, anímate a visitarlas.

Por último, has de saber que Santorini es uno de los cinco volcanes elegidos por la Unión Europea para centrar un proyecto de estudio vulcanológico. Un volcán que aún hoy sigue activo y que, además, está incluido en la lista de los “Volcanes de la Década”, un proyecto internacional centrado en la investigación de los riesgos volcánicos.

This website uses cookies to ensure you get the best experience on our website

ACCEPT
+ INFO