ALREADY KNOW YOUR NEXT DESTINATION?
DOWNLOAD YOUR FREE AUDIOGUIDE

Fira

Fira (5)

Fira, antiguamente conocida como Thira, es la capital de Santorini, y fue fundada a finales del siglo XVIII y reconstruida por completo tras el devastador terremoto de 1956. 

La estampa que ofrece esta ciudad al visitante es espectacular: una hilera de casitas blancas construidas en forma de anfiteatro, en la cima del viejo puerto y mirando al volcán. Basta con asomarse en la ventana de cualquiera de estas entrañables casitas para descubrir el hueco dejado por la caldera tras el estallido sufrido hacia el año 1626 antes de Cristo.

Hoy, sin lugar a dudas, Fira es uno de los pueblos más bellos y singulares del Egeo, además de un paradigma de la arquitectura cicládica. Sus casas, colgadas a unos 260 metros sobre el nivel del mar, forman una línea blanca al borde del acantilado, que contrasta dulcemente con el color oscuro de las rocas volcánicas. Son casitas pequeñas, con ventanas multicolores y puertas de madera labrada, que junto a las callejuelas estrechas y laberínticas, y a las cúpulas azules, llenan de encanto este lugar.

Una escalinata de casi 600 peldaños trepa por la pared del acantilado, conectando el puerto donde desembarcan los cruceros con Fira. Los que están más en forma eligen subir a pie, los más aventureros a lomos de una mula y el resto lo hace cómodamente a bordo del teleférico.

Una vez arriba, empieza la aventura. Como puedes ver Fira sigue el contorno del acantilado y se extiende a lo largo de la calle 25 Martiou, pasando por la plaza mayor Theotokopulu. Esta plaza es el centro neurálgico de la ciudad y la terminal de autobuses y taxis. Desde aquí podrías ir hacia el este, pero es una zona que carece de interés. El oeste, en cambio, esconde una pintoresca telaraña de viejas calles adoquinadas, terrazas y escaleras que se abren paso entre casas de color blanco. 

Para empezar, te proponemos ir hacia el sur y visitar el Museo Prehistórico de Thira, donde se explica la historia de la isla desde el Neolítico hasta el glorioso período de Acrotiri. A pocos metros encontrarás la Catedral Ortodoxa de Santorini, construida en 1970 sobre el emplazamiento de otra iglesia que quedó destruida por el seísmo de 1956. Un consejo: si quieres hacer un alto en el camino y disfrutar de unas asombrosas vistas de la caldera, acércate a la terraza contigua.

Más abajo te espera el viejo barrio de Kato Fira, donde se esconden las iglesias de Agios Loannis y Agios Minas. Las localizarás fácilmente porque sus cúpulas sobresalen en medio de un laberinto de calles bañadas por el sol.

A continuación te invitamos a entrar en el barrio católico, recorriendo sus dos calles principales. Una es la calle Agiu Mina y la encontrarás junto al acantilado, llena de cafés y restaurantes que atraen a mucha gente, especialmente de noche. La otra es la calle Ipapandis y destaca por tener unos grandes escalones que, desde siempre, han sido el centro comercial de la ciudad, y por alojar la casa Nomiko, un bello ejemplo de casa patricia. 

Un poco más adelante encontrarás el Museo Arqueológico de Santorini, donde se exponen los hallazgos realizados en el yacimiento de la antigua Thira, así como los valiosos objetos encontrados en la famosa Acrotiri. No te lo pierdas.

La siguiente parada es el palacio Ghizi, una antigua mansión convertida en museo, que destaca por sus preciosas puertas y sus ventanales realzados con piedra oscura. A pocos metros se alza la Catedral Católica, un edificio emblemático de la ciudad que fue restaurado tras el seísmo de 1956 y en cuya cima despunta un campanario muy particular, resultado de una mezcla de estilos. 

Después, te animamos a bajar por las escaleras que llevan hasta la calle Nomiko, para admirar la capilla de Agios Stilianos, apuntalada al borde del precipicio y con un sorprendente campanario de cuatro colores. Volviendo sobre tus pasos, detente en la curva de Pastuli, justo antes del cruce con Agiu Mina, y no te pierdas una de las vistas más célebres de Santorini, imagen típica de todas las postales. 

Si te apetece seguir explorando la isla a pie y no te asustan las escaleras, continúa por el borde del acantilado en dirección a Oia. Durante el camino encontrarás varias localidades con callejuelas que serpentean por el borde de la caldera y paisajes espectaculares y llenos de contrastes. 

Si prefieres descubrirla a bordo de un barco, acércate al puerto de Fira desde donde podrás hacer las muy aconsejables excursiones a las islas interiores de Nea Kameni, Palea Kameni y a la bellísima vecina Thirassia. 

También puedes descubrir Santorini en autobús o en un coche o moto de alquiler. En este caso, te interesará saber que Fira es la ciudad más grande, más popular y más accesible de Santorini, además del centro neurálgico desde donde partir para visitar los otros puntos de interés de la isla. 

This website uses cookies to ensure you get the best experience on our website

ACCEPT
+ INFO