ALREADY KNOW YOUR NEXT DESTINATION?
DOWNLOAD YOUR FREE AUDIOGUIDE

Monasterio del Profeta Elías

Monasterio del Profeta Elías (9)

Si recorres Santorini, pronto te darás cuenta que hay muchas iglesias repartidas por toda la isla. Muchas. En total, son más de 500 y la gran mayoría siguen la clásica construcción bizantina de paredes blancas, cúpula azul y una cruz griega dominando la cúpula central.

De entre todas las construcciones religiosas que aloja la isla, hay una muy especial que sobresale por encima del resto. Se trata del Monasterio del Profeta Elías, un monasterio ortodoxo levantada en 1712 que se encuentra situado en el punto más alto de Santorini, a unos 560 metros sobre el nivel del mar, cerca del pueblo de Pyrgos.

Durante el siglo XVIII y XIX el monasterio jugó un gran papel en el desarrollo económico y cultural de Santorini, y llegó a tener un navío propio con el que comerciaba con el resto del Egeo y el Mediterráneo. Como dato curioso, has de saber que a principios del siglo XIX aquí se instaló una escuela que enseñaba la lengua griega y su literatura. Sí, sabemos que es normal que se enseñe griego en Grecia, pero es que ésta era una escuela totalmente clandestina, ya que entonces la isla estaba bajo ocupación turca.

Lamentablemente, a partir de la segunda mitad del mismo siglo la suerte del monasterio cambió a peor y fue cayendo en el olvido. Además, la estructura fue especialmente castigada a causa del terremoto de 1956.

Desde fuera, es austero, como una fortaleza. Una vez dentro, podemos encontrar pistas que nos reflejan la riqueza de antaño: valiosos iconos y obras de arte, como el iconostasio de madera tallada y dorada de su katholikon o iglesia principal. Además, el monasterio alberga un pequeño y entrañable museo de arte sacro y popular donde encontrarás documentos bizantinos, vestimentas sagradas, así como exposiciones sobre la fabricación del calzado, las velas y el vino.

En su exterior, en cambio, tienes un excelente mirador desde donde podrás disfrutar de unas fantásticas vistas de toda la isla, de punta a punta, y de unas puestas de sol francamente increíbles. Así pues, la excursión hasta la cima de la colina merece doblemente la pena, ¿verdad?

Es una lástima, aunque también comprensible, que este lugar también haya sido escogido por el ejército para albergar una base militar. Por eso, te aconsejamos que no tomes fotografías de esta parte de la isla, ya que puede acarrearte problemas. Simplemente disfruta del enclave y sus vistas, que según afirman los locales, en un día de máxima claridad, pueden alcanzarse a ver destellos de Creta.

Si, además, deseas visitar las ruinas de la antigua ciudad de Thira, has de saber que desde aquí parte un sendero que te conducirá hasta ellas.

This website uses cookies to ensure you get the best experience on our website

ACCEPT
+ INFO