ALREADY KNOW YOUR NEXT DESTINATION?
DOWNLOAD YOUR FREE AUDIOGUIDE

Gardens by the Bay

Gardens by the Bay (59)

Inaugurados en junio de 2012, los Gardens by the Bay (Jardines de la Bahía) son una de las atracciones de Singapur imprescindibles para los amantes de la naturaleza y para cualquiera que disfrute admirando la belleza de jardines, plantas y flores. Con una superficie de 100 hectáreas, estos jardines se caracterizan por aunar la naturaleza más salvaje con la modernidad omnipresente de esta ciudad.

El diseño de estos maravillosos jardines se encargó a Grant Associates y Gustafson Porter, dos renombrados paisajistas, ambos del Reino Unido, cuyos proyectos resultaron los ganadores del concurso internacional convocado por las autoridades de Singapur, y en el que se recibieron más de 70 propuestas presentadas por de más de 24 países distintos. 

El resultado: espectacular. Una explosión de color y vida en medio de una urbe poblada por los rascacielos más vanguardistas. Un espacio en el que relajar la vista y observar, sin moverse del país, ni siquiera de la ciudad, el amplio abanico de especies de árboles, flores, arbustos y demás vegetación provenientes de los 4 puntos cardinales. No en vano han sido galardonados con destacados premios, como el “World Building of the Year” (premio al mejor edificio del año a nivel mundial) en 2012. Un reconocido periódico australiano, el Sydney Morning Herald, llegó a describir estos jardines como “Avatar, pero en la vida real”, mientras que la BBC los calificaba de un “milagro viviente” y el New York Times los incluía en su ranking de 46 sitios a visitar en 2013. 

Para el desarrollo de su proyecto, los arquitectos tuvieron que superar una barrera geográfica, ya que estos jardines se ubican en una gran extensión de terreno que consiguieron ganarle al mar. 

Entre las más de 500.000 especies de flores, plantas y arboles, podrás descubrir unas 40 esculturas, y cada cual más espectacular como un caracol gigante, un reloj de flores, o un bebe de proporciones tremendas con más de 9 metros de largo y 3 de alto obra de Marc Quinn que reproduce a su hijo Lucas y que parece que esté flotando. 

No es de extrañar que en muy poco tiempo, se hayan convertido en una de las grandes atracciones de la ciudad. 

Los Jardines de la Bahía cuentan con dos áreas diferenciadas: una, abierta al público y en la que no se paga para entrar, y otra reservada que se compra una entrada.

En la zona de acceso gratuito encontrarás todos los jardines al aire libre, la zona del lago y las varias ubicaciones de los superárboles (supertrees).

Los jardines al aire libre están agrupados por temas: el jardín indio, el malayo, el chino, el colonial, el jardín de frutas y flores o el jardín de las palmeras, por citar algunos. 

La zona que sin duda llama más la atención es donde están concentrados los superárboles más grandes, el Supertree Grove. De los 18 superárboles que puedes encontrar en los Jardines de la Bahía, 12 se encuentran en este enclave. En esta gran plaza se levantan gigantescas estructuras de acero, de entre 20 y 50 metros de alto, recubiertas por plantas en sus laterales (orquídeas, helechos, flores tropicales, …). Los superárboles, capaces de dar sombra en las horas más fuertes del sol, te sorprenderán al anochecer con un espectáculo de luces y sonido.

Los superárboles fueron construidos para contribuir al aprovechamiento sostenible de la energía: recogen el agua de la lluvia y contienen células fotovoltaicas que les permiten acumular energía, que utilizan al final del día en su iluminación. Conforme oscurece se van encendiendo las luces de los árboles, ofreciendo una imagen única. 

Si decides pagar la entrada. Podrás acceder a los dos grandes invernaderos de acero y vidrio y la pasarela que recorre la parte superior del jardín de los superárboles. 

En el Flower Dome (o cúpula de las flores), entrarás en un mundo de eterna primavera. En este invernadero de flores, que recrea un clima mediterráneo y subtropical, encontrarás, agrupadas por secciones, más de 30.000 plantas pertenecientes a 150 especies distintas, incluyendo olivos milenarios y enormes baobabs.

El Cloud Forest (o bosque nuboso) te trasladará a la selva tropical, un clima cálido y muy húmedo. Al entrar por la parte inferior del invernadero te quedarás boquiabierto al levantar la vista y contemplar la espectacular montaña, con cascada incluida, que te recibe. Con sus 35 metros de altura, es la cascada más alta del mundo ubicada en un espacio cerrado. La recomendación es que subas en ascensor hasta la cima de la montaña y empieces tu visita desde lo más alto. Mientras desciendes, rodeado de espesa vegetación, y sin perder de vista la gran cascada, te envolverá una bruma acompañada de una fina lluvia. El entorno se hace tan real que creerás estar de veras en el trópico y te olvidarás por completo de que estás en un invernadero.

Pero la joya de la corona se la lleva el Skyway OCBC, una pasarela que encontrarás en el Supertree Grove y que une varios de los superárboles. Elevada a 22 metros del suelo, y con 128 metros de recorrido, en esta pasarela sentirás que estás flotando, y te ofrecerá unas bonitas vistas panorámicas de los Jardines de la Bahía y del skyline del paseo marítimo de Marina Bay. 

Si viajas con peques no te pierdas The Children’s Garden, un espacio pensado para los más pequeños. ¡No te olvides su bañador!... pues una de las zonas más geniales es una gran plaza donde salen chorros de agua del suelo, diversión asegurada. 

Y por último, cuando cae el día, no puedes perderte el Garden Rhapsody, un espectáculo de luces y sonido que seguro te gustará. Tienes dos oportunidades de contemplarlo pues se repite dos veces. Y es una forma muy mágica de acabar tu visita a los jardines.

ALL POINTS OF INTEREST
This website uses cookies to ensure you get the best experience on our website

ACCEPT
+ INFO