ALREADY KNOW YOUR NEXT DESTINATION?
DOWNLOAD YOUR FREE AUDIOGUIDE

Palacio Imperial de Hofburg (Hofburg)

Palacio Imperial de Hofburg (Hofburg) (41A)

El enorme complejo de Hofburg se diferencia de otros grandes palacios reales por el hecho de que no consiste en un solo edificio encargado por un monarca a un arquitecto. Al contrario de lo que estamos acostumbrados en cuanto a arquitectura palaciega, durante más de seis siglos los diferentes soberanos que aquí habitaron hicieron crecer la estructura original hasta hacerla constar de una decena de edificios.

De hecho, tras los distintos añadidos, Hofburg te puede parecer una auténtica ciudad dentro de la ciudad, ya que ocupa una impresionante superficie de 240.000 metros cuadrados, repartidos en 18 alas, 19 patios y más de 2600 habitaciones. Las distintas edificaciones evidencian una evolución arquitectónica que va desde el gótico hasta el historicismo. Sin embargo, dominan en el conjunto los rasgos barrocos y neoclásicos.

Explorar la historia del palacio de Hofburg es adentrarse en la historia de Austria y de los Habsburgo, la dinastía que llegó a gobernar desde aquí media Europa, en su condición de líderes del Sacro Imperio Romano Germánico y más tarde del Imperio Austrohúngaro. 

La parte más antigua de Hofburg, que en otros tiempos se denominó Alte Burg, y que hoy es conocida con el nombre de Schweizertrakt, es decir, Ala Suiza, data del siglo XIII y fue en sus orígenes una estructura fortificada que, antes de ser modificada en sucesivas remodelaciones, contaba con cuatro torres de defensa e incluso un foso y un puente levadizo.

En esta ala del palacio, que durante el siglo XVI fue reformada en estilo renacentista, podrás visitar la espectacular Schatzkammer, la Cámara del Tesoro, que gracias a las fabulosas joyas que tiene en exposición, entre las que se cuentan preciados símbolos de poder, como coronas o cetros, narra una parte fundamental de la historia de los Habsburgo.

En 1449 se construyó la Burgkapelle, la capilla del palacio en la que cada domingo actúan los Wiener Sängerknaben, los Niños Cantores de Viena.

Hacia mediados del siglo XVI se empezó también a levantar una nueva parte del edificio, el Stallburg, que eventualmente se reconvirtió y, desde el siglo XVIII alberga los establos para los bellos caballos de la Spanische Reitschule, la Escuela de Equitación Española.

Durante el mismo siglo se desarrollaron las labores de construcción de un edificio independiente situado enfrente de la Schweizertrakt. Esta estructura se conoce en la actualidad con el nombre de Amalienburg. Erigida para alojar a Rodolfo, hijo del emperador Maximiliano, el nombre se debe a la emperatriz Guillermina Amalia, que residió aquí a la muerte de su esposo, el emperador José I. 

También es célebre porque la última persona que ocupó estos apartamentos fue la emperatriz Sisí. Hoy día, sus aposentos forman parte de una de las visitas guiadas que pueden realizarse en el palacio.

Entre 1668 y 1680 el ala de Amalienburg se conectó a la Schweizertrakt por orden de Leopoldo I. De ahí que el ala barroca que une los dos edificios reciba el nombre de Leopoldinischer Trakt. Esta parte del complejo perpetúa hoy día el papel de Hofburg como centro de poder, ya que desde 1946 tienen su sede aquí las oficinas del Presidente de la República de Austria.

Durante el siglo XVIII, el genial arquitecto Johann Bernard Ficher von Erlach dotó al palacio de algunas joyas como la Prunksaal, el bello edificio barroco que originalmente guardó los valiosos volúmenes de la biblioteca de los Habsburgo. Construido entre 1723 y 1735 hoy constituye el buque insignia de la Österreichische Nationalbibliothek, la Biblioteca Nacional de Austria. 

Otro de los logros de Fischer von Erlach fue la Reichskanzleitrakt, el ala de la Cancillería Imperial, terminada hacia 1730. Esta edificación, utilizada en un principio como cancillería del Sacro Imperio Romano Germánico, fue utilizada, tras su disolución, como apartamentos para miembros de la corte imperial. Tal vez sus inquilinos más famosos fueron Sisí y el emperador Francisco José, que residieron en la Reichskanzleitrakt durante la segunda mitad del siglo XIX. 

Esta parte de Hofburg, a la que se accede a través de la puerta llamada Kaiserstor, es uno de los mayores incentivos de la visita al palacio, que incluye también el acceso al Museo Sisí, centrado en la figura de la mítica emperatriz, y a la Silberkammer, el conjunto de salas en las que se expone las lujosas vajillas, servicios de mesa, mantelerías y la cubeteria utilizados por los Habsburgo. Lujosas piezas de oro, plata, porcelana… procedentes de china, francia, italia… Entre las piezas más hermosas destaca el monumental centro de “mesa milanés”, un conjunto de bronce dorado, que combinándolo se llega a una longitud de 30 metros, una maravilla que verás expuesta con todo detalle.

Además de la Winterreitschule, el edificio que Fischer von Erlach construyó entre 1729 y 1735 por encargo de Carlos VI para la Escuela Española de Equitación, durante el siglo XVIII se terminaron las Redoutensäle, unas salas pensadas para celebrar bailes. 

La construcción más significativa llevada a cabo durante el siglo XIX corresponde a la Michaelertrakt, el ala curvada, coronada por una imponente cúpula de 50 metros de alto, que se enfrenta a la Innere Stadt. Su arquitecto fue Ferdinand Kirschner. 

La última parte del palacio, el ala neorrenacentista de la Neue Burg se completó en 1913. Con su curvada fachada, que se asoma a Heldenplatz, formaba parte de la ambiciosa idea de erigir un foro imperial. El proyecto, diseñado por los arquitectos Gottfried Semper y Karl von Hasenauer, nunca llegó a concretarse más allá de los edificios destinados al Kunsthistorisches Museum y al Naturhistorisches Museum, situados al otro lado de la Ringstrasse. 

En la actualidad, esta parte del edificio tiene un interesante uso, ya que acoge varias colecciones de la Biblioteca Nacional de Austria, a parte de instituciones culturales como el Museo de Éfeso y el Museo de Etnografía. 

Majestuoso con sus hermosas formas y sus dimensiones, los constantes añadidos de Hofburg son como un reflejo del poder de los Habsburgo, que a lo largo de los siglos fueron tejiendo un gran imperio al que fueron sumando naciones. Por suerte para los amantes del arte y de la arquitectura, a diferencia del Imperio Austrohúngaro, que se hizo añicos tras la Primera Guerra Mundial, el palacio se mantiene en pie orgulloso pese a los siglos que lleva a sus espaldas. 

Tanto en las estancias imperiales como el museo de Sissi como la Silberkammer se pueden hacer visitias guiadas muy interesantes, también desde la web del museo te puedes bajar de forma gratuita un audio o un texto con una selección de las cosas más importantes, lo tienen en 11 idiomas.

ALL POINTS OF INTEREST

Related posts

Donde Mozart compuso Las Bodas de Fígaro… y más

Donde Mozart compuso Las Bodas de Fígaro… y más

Leer más
BienVale… tomarse un café en el Café Landtmann de Viena

BienVale… tomarse un café en el Café Landtmann de Viena

Leer más
BienVale… Saborear una Sacher en Viena

BienVale… Saborear una Sacher en Viena

Leer más
This website uses cookies to ensure you get the best experience on our website

ACCEPT
+ INFO